27 septiembre 2016

Desahucio forzoso (microrrelato)

Fue su primer desahucio. Hace ya… no sé; muchos años. Fue muy traumático. Él no quería salir. Se negaba, se revolvía. La expulsión no le bastaba y se resistía, así que aquellos hombres enormes tuvieron que emplear cuchillas y palancas. Le agarraron, tiraron de su cabeza, le sacaron a la fuerza mientras él le daba patadas impotentes al aire.
Alrededor se arremolinaban unas muchachas curiosas, seguramente estudiantes. Él gritó, lloró, se agitó. Las salpicaduras de sangre llegaron al suelo. Finalmente le dieron un tajo y asunto concluido. Todo había acabado.
Pero era tan pequeño y tenía los pulmones tan débiles que tuvieron que meterle en la incubadora varias semanas, entre cientos de bebés tan agotados como él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario